Veleta del Museo Marqués de Sobremonte

Su historia:

La veleta que e encuentra hoy sobre el tejado del museo Marques de Sobremonte, de la ciudad de Córdoba y que desde hace muchísimos años se constituyó en su carta de presentación, en folletos y propaganda turística, tiene otra historia y un origen menos conocido.

En realidad esta veleta fue construida para adornar el tejado de la casa  perteneciente a  los Mendiolaza, familia de  alcurnia Hispana y cuantiosa fortuna ; Esta casona y  su veleta datan de mediados del siglo XVIII, y fue recibida en herencia por el Chantre Dr. Francisco Javier de Mendiolaza  de su padre Don José Joaquín de Mendiolaza  habitándola  desde el año 1780 aproximadamente.  Tenía un portal de ingreso de una hermosa factura colonial  y, junto con los de la casa de las familia Allende y Tejeda  son los mas representativos de la época Colonial

Francisco Javier de Mendiolaza fue cura rector de la catedral de Córdoba, y tuvo principios del siglo XIX mucha influencia política debido a su amistad con el Gobernador de Córdoba  Gutiérrez de la Concha  y su grupo político, y fue quien mas apoyó a Santiago de Liniers  en la tristemente famosa contrarrevolución que este intentó llevar a cabo desde córdoba, al llegar a esta ciudad, las noticias de la revolución de Mayo de 1810 y la formación de una junta de Gobierno.

Mendiolaza materializó su apoyo aportando  dinero  y además fue en su estancia,  llamada Retiro del Rosario, vulgarmente llamada luego “estancia Mendiolaza”, dónde se comenzó  a juntar pertrechos y se llevó a cabo el adiestramiento de un ejercito que llegó a contar con doscientas almas, entre tanto la primera junta de gobierno manda un escuadrón de Húsares al mando de el Coronel Francisco Ortiz de Ocampo, con el objeto de sofocar los intentos contrarrevolucionarios del interior; .Al recibir noticias de su entrada a la provincia de Córdoba, Liniers junto a sus compañeros de infortunio, huyen intentando llegar a las provincias del Norte y en el camino su pequeño ejercito se fue desmembrando hasta abandonar a sus superiores huyendo algunos, y otros  pasándose a las filas de  los revolucionarios .

En pocos días se produce el apresamiento de Gutiérrez de la concha; Santiago de Liniers, Victorino Rodríguez,  Joaquín Moreno y Santiago Alejo de Allende y  el  fusilamiento  de aquellos, camino a Bs. As. , en el “ monte de los papagayos”, o cabeza de tigre, paraje cercano a la posta de Cruz Alta., hecho ocurrido el 28 de agosto de 1810

Ante estos acontecimientos, Mendiolaza logra huir a Chile, desde donde regresará, ya calmados las pasiones  a la ciudad de Córdoba, dónde fallece el 20 de abril de  1816 , siendo sepultado al día siguiente, según la tradición sin cabeza, ya que manos anónimas decapitaron su cadáver, mientras era velado en la capilla de la estancia de Saldán.

Su sobrino Manuel de Asúnsolo y Urrutia, fue durante varios años el administrador de la estancia de “Mendiolaza”  hasta que pasa a manos del Estado en época del Gobierno  de Manuel  López , (Quebracho), quien el 27 de enero del año 1848, ordena la venta en subasta pública los bienes que constituían el  acervo hereditario del presbítero Mendiolaza,   incluyendo además de la estancia, la casa que este habitara en la ciudad d Córdoba y que se encontraba en calle 25 de Mayo Nº 340; De esa venta pública resultan compradores mi  Tatarabuelo, el Sr., Don Juan Martín de Pueyrredon y Arredondo, y el señor Agustín Lascano.

A partir del año 1851 en que Pueyrredon contrae enlace con la Sra. Pía Martínez Carranza, la casa será habitada por la Familia Pueyrredon, y  se mantuvo en poder de sus descendientes,  hasta su venta en 1812 al Sr. Pantaleón Andruet.

Andruet, la hace demoler para construir allí el Gran Hotel Victoria, (inaugurado el 25 de Mayo de 1914), donando al entonces Museo de la Provincia de Córdoba, luego Museo Marques de Sobremonte, la veleta y algunas puertas interiores de la casa. Es a partir de esa época que la veleta será conocida como perteneciente al Museo Marqués de Sobremonte.

El famoso historiador reverendo padre Grenon en su obra “Las veletas, su historia y arquitectura”, la describe así,  …” En la calle 25 de Mayo Nº 340  había  una casona de aspecto señorial de la familia Pueyrredon antiguos señores de respeto de Córdoba, ascendientes de distinguidos hogares de hoy en día, la fachada de la casa era de aspecto algo parecido a la casa de los Allende en calle Alvear Nº70, (ya demolida), la veleta de esta casa tiene flecha y bandera y un adorno lineal al pié, la flecha tiene un arranque de empalme de elegante combinación y muy lógico en el arte del hierro.

La bandera es un ángel como el de la compañía con su trompeta dirigida en la misma dirección que tiene el viento actuante, la sustentación del ángel se diferencia algo de las otras en las que el está, porque no apoya el giro de su pié en el árbol o varilla vertical del soporte general, sino que sostiene  en las dos `paralelas giratorias.

Entre el adorno del árbol del soporte de la veleta y el entroncamiento de la pared, tal vez falte alguna esfera o zoque porque hay un vacío violento.

Por último quiero destacar que la veleta objeto de este trabajo tuvo originariamente una cruz al estilo de las de la compañía, no encontrando datos que refieran en que momento se separó dicha cruz que descansaba sobre el eje principal y por encima de la bandera.

Francisco Reyna Aliaga